fbpx

Si nos sigues en Twitter, probablemente hayas visto nuestras reflexiones sobre las políticas monetarias actuales y su impacto sobre el dólar americano.

Hoy vamos a indagar en este tema. Pero, para ello, primero debemos explicar brevemente qué es el DXY.

¿Qué es el DXY?

El U.S. Dollar Index (DXY, USDX o, también llamado, «Dixie») es un índice que mide el valor del dólar estadounidense en comparación con una cesta de monedas extranjeras.

Es una media geométrica ponderada que la compara con algunas de las divisas más importantes.

Estas son las ponderaciones:



Moneda
Euro (EUR)57,6%
Yen japonés (JPY)13,6%
Libra esterlina (GBP)11,9%
Dólar canadiense (CAD)9,1%
Corona sueca (SEK)4,2%
Franco suizo (CHF)3,6%
Fuente: «Índice dólar», Wikipedia


Este índice nos muestra, básicamente, la fortaleza del dólar en comparación con otras monedas, y su evolución.

Por esta razón, actúa como una herramienta analítica de gran importancia para analistas de cualquier mercado y economistas.

La depreciación del dólar

El DXY se creó en 1973, poco después del abandono del patrón oro con el desmantelamiento de los Acuerdos de Bretton Woods en 1971.

En un principio, el valor del DXY se estableció en 100 puntos, el precio base. Cualquier alza por encima de ese valor supone fortaleza del dólar, y cualquier caída, debilidad.

Como podemos ver en la gráfica a continuación, su evolución ha sido sinuosa, y en el presente ronda los 90 puntos. Por tanto, el dólar ha perdido valor.

DXY

Pero, tampoco parece mucho, ¿no? A fin de cuentas, el dólar ha vivido momentos bastante peores, como en la crisis del 2008.

Pues sí, pero la situación es más grave de lo que puede parecer a simple vista. Aquí, como en cualquier cosa en la vida, lo que importa es el contexto.

La economía actual

La economía que estamos viviendo desde el año pasado, fruto de la pandemia, es radicalmente diferente a la que hemos vivido anteriormente.

Hay que recalcar que, como en cualquier otro activo, el valor del dólar se rige por la ley de la oferta y la demanda, por lo que siempre hay que analizarlo desde las dos perspectivas.

Por el lado de la oferta, la FED lleva imponiendo desde hace tiempo unas políticas monetarias basadas en un quantitative easing extremo, con los mayores niveles de impresión de dinero de la historia.

Alrededor del 22% de toda la masa monetaria del dólar estadounidense se imprimió en 2020. Un solo año, y el dólar estadounidense nació en 1792.

Es decir, aumento drástico de la oferta.

DXY

¿Y qué ha pasado con la demanda?

Históricamente, la FED se ha aprovechado de que el dólar es la moneda del comercio mundial y, por tanto, la mayor moneda de reserva del mundo.

Aproximadamente el 50 % de la suma total de reservas internacionales en la última década han sido en dólares.

Es decir, la FED podía permitirse hacer barbaridades, dado que la demanda del dólar iba a ser igualmente bárbara, y por tanto su valor no se iba a ver afectado.

Pero esto ha empezado a cambiar.

La balanza comercial de los Estados Unidos es cada vez más deficitaria. Su estatus de moneda de reserva se debilita, mientras que las divisas de otros países se fortalecen.

Dólar moneda de reserva
Monedas de reserva

Por si fuera poco, el año pasado el euro (€) superó al dólar como moneda de pagos internacionales.

Esto y otras muchas cosas están provocando una progresiva reducción de la demanda sobre el dólar.

Y ya tenemos los dos ingredientes para una receta bajista perfecta: aumento de la oferta y reducción de la demanda.

Consecuencias

Esta locura, si bien aún no se ha visto reflejada de forma descarada en la economía cotidiana, sí que ha empezado a mostrar sus efectos, como analizamos en este hilo.

Hay que recordar que el DXY y la inflación son dos conceptos distintos, aunque suelen guardar gran correlación.

Y, efectivamente, la inflación empieza a amenazar a las economías occidentales.

Además, el dólar se deprecia precisamente frente a monedas rivales como el Yuan chino o el agregado de las economías emergentes. La guerra comercial no surtió el efecto deseado.

USD vs YUAN

Mientras tanto, surgen alternativas como Bitcoin que, precisamente por su naturaleza deflacionista, atraen a inversores institucionales y retailers afanosos de un nuevo paradigma económico.

Precisamente Bitcoin pretende acabar con lo que vemos en la siguiente imagen, que muestra el poder de compra del USD desde la creación de la FED.

DXY

Para concluir, cabe recalcar que las políticas monetarias actuales están creando una bola de distorsión a todos los niveles, con fuertes desacoples entre la economía real y el mundo financiero.

¿Hasta dónde llegará esta burbuja? ¿Crees que el futuro pasa por Bitcoin o por otras divisas como el Yuan? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!


Tanto la información, como comentarios, análisis y opiniones contenidas en este site se exponen a título meramente informativo y no constituyen una recomendación de inversión, ni invitación, oferta, solicitud u obligación por parte de Axia Global Trading ni de ninguno de sus socios o colaboradores, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes.


Categorías: Noticias y trading

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies